Introducción

Conseguir tener una alimentación equilibrada y nutritiva con un presupuesto limitado puede ser una tarea complicada. Sin embargo, hay maneras de lograr una dieta saludable economizando al mismo tiempo. Las buenas decisiones alimenticias permiten satisfacer las diversas necesidades nutricionales con alimentos adecuados y no pasar por alto tu presupuesto. A continuación, vamos a repasar algunas estrategias y consejos que te ayudarán a planificar comidas saludables con un presupuesto limitado.

Almacena los ingredientes nutritivos adecuados

Es importante tener almacenados ciertos ingredientes nutritivos en tu despensa o nevera. Estos incluyen productos como arroz, legumbres, frutos secos, frutas y verduras, quesos bajos en grasa. Hoy en día la gran mayoría de las cadenas de supermercado tienen una sección de alimentos ‘ecológicos’, así que aprovecha los descuentos en frutas y verduras de temporada. Estos alimentos saludables, al estar en su mejor estado nutritivo, ayudarán a preparar comidas equilibradas y sabrosas.

Planifica tus comidas con antelación

Planificar tus comidas con antelación te ayudará hacer una lista de la compra más inteligente al saber exactamente lo que necesitarás para la semana. Si conoces con antelación qué comidas quieres preparar, podrás comprar grandes cantidades y llenar tu nevera con alimentos saludables durante varios días. Prepara tus comidas el fin de semana cuando el tema de la planificación te ayudará a ahorrar tiempo durante la semana.

Compra alimentos no procesados

Es cada vez más común que los alimentos industrializados, precocinados o procesados sean más caros que los alimentos no procesados. Estos requieren un tratamiento químico, esfuerzo de producción y comercialización antes de llegar a nuestra nevera, por lo cual su precio es superior a un trozo de carne o pescado. Comprar alimentos no procesados y cocinarlos nosotros solos puede ser más beneficioso para nuestra salud y nuestras finanzas.

Benefíciate de los descuentos y ofertas

Los supermercados ofrecen numerosas ofertas y descuentos durante todo el año. A la hora de comprar ve aprovechándole estas ofertas para comprar alimentos saludables. Por ejemplo, uvas, fresas y papayas suelen venderse de forma ‘picada’ (caja de 1 kg), lo cual es normalmente más barato que comprar por separado. Además, durante los fines de semana muchos supermercados ofrecen descuentos en los alimentos del área de carnicería o algunos alimentos procesados.

Evita los productos de ‘ultima hora’

Los artículos de ‘última hora’ como aperitivos y golosinas suelen ser demasiado caros y no aportan beneficios nutritivos a nuestro menú. Son alimentos extremadamente calóricos y llenos de grasas, y normalmente los encontramos ubicados cerca de la caja de los supermercados, atrayéndonos con sus vibrantes bolsas, etiquetas y envase. Si tienes hambre entre horas, opta por frutas, verduras y almendras para calmar el hambre.

Conclusión

Una dieta saludable no es sinónimo de cara, todo depende de nuestras decisiones alimenticias y de cómo aprovechemos cada estrategia para mantenernos saludables con un presupuesto limitado. Como se ha visto, hay varias maneras de conseguir tener una alimentación saludable e incluso puede ser divertido explorar nuevas formas de cocinar con alimentos nutritivos. Involucra a la familia al momento de la planificación de tus comidas de la semana para experimentar con nuevos platos y disfrutar de comidas saludables y variadas.

Palabras clave: arroz, legumbres, frutos secos, frutas y verduras, alimentos ecológicos, alimentos no procesados, descuentos y ofertas, productos de última hora.

Deja una respuesta